Las lenguas eslavas se hablan principalmente en Europa Central, los Balcanes, Europa del Este, Siberia, Extremo Oriente ruso y Asia Central.
Se escriben por medio de:

  • un alfabeto latino enriquecido con signos diacríticos como es el caso del bosniaco, croata, polaco, sorabo, checo, eslovaco, esloveno, o
  • un alfabeto cirílico, como el bielorruso, búlgaro, macedonio, ruso, serbio y ucraniano.

bosnio
búlgaro
checo
croata
eslovaco
esloveno

macedonio
polaco
ruso
serbio
sorabo
ucraniano