Corrección y revisión de documentos: dos servicios distintos.

Corrección

La corrección de documentos consiste en examinar el documento traducido comparándolo con el texto original.

La labor del corrector es verificar el texto, parte por parte y con una mirada fresca, garantizando que la traducción, especializada o no, sea exacta y fiel al original, que no se hayan omitido partes del texto y que todas las indicaciones dadas por el cliente han sido respetadas. El corrector se esmera principalmente para que el documento pueda leerse con fluidez y suene natural al oído de un nativo. En este sentido, se asegurará también de que la terminología, la gramática, la ortografía, la tipografía y la sintaxis sean perfectas.

Idiom Concept recomienda especialmente a sus clientes que soliciten la corrección de textos si los documentos traducidos van a ser publicados.

Revisión

La revisión de documentos implica únicamente el documento en un solo idioma.

Puede ser superficial y se asimila a la corrección de galeradas. Consiste en corregir esos pequeños errores que pueden pasar desapercibidos al redactor a causa de la familiaridad establecida con el texto; por ejemplo: gazapos, erratas tipográficas y errores gramaticales y de ortografía.

La revisión puede ser necesaria cuando el documento que se desea traducir es de mala calidad. En ese caso, se puede llegar incluso a reescribirlo.

Idiom Concept recomienda especialmente la revisión de textos a sus clientes que han redactado un documento con finalidades de impresión y que quieran asegurarse de conseguir un resultado impecable.