Más que traducir, localizamos.

Las traducciones técnicas se realizan tras un estudio exhaustivo de los procedimientos de aplicación de su software. Le haremos propuestas de adaptación en función del mercado al que esté dirigido; este proceso se conoce como «localización».

Después de una primera exploración de la interfaz de usuario, la ayuda en línea, los componentes de la base de datos o la documentación técnica, nuestro traductor técnico ejecutará el procedimiento de localización, consistente en adaptar su producto a una región o idioma concreto (por ejemplo, modificando las unidades métricas o monetarias, los códigos de área telefónica, etc.).